Lifting Facial, ¿qué es?

A medida que vamos envejeciendo, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y las preocupaciones de la vida diaria se pueden ver en su cara. Aparecerán arrugas profundas entre la nariz y la boca, la línea de la quijada se afloja y queda flácida, los pliegues y depósitos de grasa de la piel aparecen alrededor del cuello.

La operación de Lifting Facial (conocida técnicamente como ritidectomía) no puede detener este proceso de envejecimiento. Lo que si puede hacer es “retrasar el reloj”, mejorando las señales de envejecimiento más visibles por medio de la extracción de la grasa excesiva, tensando los músculos internos y volviendo a sujetar la piel de su cara y cuello. Se puede realizar solamente la cirugía de estiramiento facial, si así lo desea, o simultáneamente con otros procedimientos tales como el estiramiento de la piel de la frente, cirugía del párpado o cirugía para dar nueva forma a la nariz.

Un Lifting Facial puede hacer que usted se vea más joven y que su piel luzca más lozana, también puede mejorar la confianza que usted siente en sí mismo. No puede, sin embargo, darle una apariencia totalmente diferente ni puede restaurar la salud y vitalidad de su juventud. Antes de que decida hacerse una cirugía, piense con mucho cuidado qué es lo que espera y discútalo con su cirujano.

La Cirugía

La cirugía de Lifting Facial se debe realizar en un Centro Sanitario debidamente preparado y autorizado. La mayoría de las ritidectomías se realizan con anestesia local, combinada con una sedación o bajo anestesia general. Como en todos los casos, médico y paciente decidirán la mejor de las opciones. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la cara está insensible al dolor, con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

Un lifting cervicofacial suele durar varias horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones.

La Vuelta a la Normalidad

La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting se encuentran bien en 2 días, pero debe descansar durante la primera semana. Sea especialmente cuidadoso con la cara y el pelo, ya que estarán más sensibles durante un tiempo.

Aunque su cirujano plástico le proporcionará instrucciones concretas, algunas recomendaciones son:

  • evite actividades extenuantes durante al menos 2 semanas,
  • evite baños de vapor o saunas durante varias semanas y
  • limite la exposición solar durante unos meses.

La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Si es preciso, puede aplicarse maquillaje para disimular los moratones.

Los Resultados

Los resultados son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Incluso después de que el hinchazón y los moratones desaparezcan, el pelo alrededor de las sienes puede ser fino y la piel estar algo seca y áspera durante unos meses. Las cicatrices del lifting quedarán disimuladas tras el pelo y en los pliegues naturales de la cara, en cualquier caso irán disminuyendo con el tiempo haciéndose poco visibles.

Un lifting no detiene el reloj, su cara seguirá envejeciendo a medida que pase el tiempo, pudiendo incluso desear someterse a un nuevo lifting tras 5 ó 10 años. Sin embargo, los resultados son duraderos, tras varios años seguirá pareciendo más joven.

Información extraída de www.secpre.org